Arbore da Vida

Espacio para el desarrollo personal

Patricia Álvarez Loureiro

Patricia Alvarez LoureiroMi infancia transcurrió en el espacio donde ahora se gesta el proyecto de mi vida, la ubicación de Árbore da Vida no es por casualidad, la cercanía de mis antepasados, la casa de mis abuelos maternos es el germen de este espacio, sus labores agrícolas en las tierras donde ahora pastan los caballos hace que me emocione pensando en el nuevo uso que se le puede dar al olvidado rural gallego;  y el contacto cercano con el vecindario hace que este lugar me resulte acogedor y entrañable.

De niña me crié corriendo por estos prados, aprovechando la fruta de las fincas, cogiendo ranas en cada riachuelo, regresando a casa cuando apenas quedaba luz; esto me ha llevado a adorar este lugar, su entorno y todo lo que la naturaleza puede aportar e incluso sanar, por ello desde muy joven visualizaba un proyecto como éste, dónde la naturaleza es el marco terapéutico y sus integrantes los mediadores en la sanación.

La búsqueda de la salud siempre me atrajo, por lo que mi inquietud en terapias manuales comenzó con quince años, todo ese tiempo fue esfuerzo y constancia para conseguir la nota suficiente. Patricial Alvarez LoureiroComencé con un ciclo formativo de estética por utilizar mi  herramienta favorita, el masaje; que me llevó a trabajar en el Balneario de Mondariz, para ampliar mis conocimientos realicé un curso de Quiromasaje y como el que la sigue la consigue, acabé accediendo a la formación universitaria, obteniendo la diplomatura en Fisioterapia (2005) con la especialidad en uroginecología y obstetricia por la Universidad de A Coruña. Este interés especial en la maternidad surgió a través de mi propia experiencia como madre, ya que tuve la posibilidad de tener unas vivencias positivas de parto con mis dos hijos, Xoel y Uxía;  esto me condujo a formar parte del equipo de la Fundación Eomaia, pudiendo divulgar este conocimiento acompañando a otras familias y formarme con diferentes profesionales relacionados con el tema de maternidad y crianza consciente.

En la búsqueda de la salud por medio del equilibrio físico, mental y emocional encontré en mi camino dos grandes herramientas: la osteopatía biodinámica, de la mano de mi maestro Kyrill Yarko,  que ya forma parte de mi forma de sentir y vivir la vida; y la medicina china, que por su legado ancestral y lleno de sabiduría me genera constante admiración y respeto, realizando dos años de formación en CEMETC.

Sigo profundizando en el campo psico-emocional a través de la terapia Gestalt; completé 3 años de la formación en la escuela Guibor, junto con terapia individual y otras formaciones vinculadas al desarrollo personal. Actualmente estoy disfrutando de mi contacto con la naturaleza, conociendo las plantas silvestres y sus usos; y compartiendo con mi familia el cuidado de unos grandes seres  que admiro: los caballos, la convivencia con ellos me ayuda a reencontrarme desde la paz y la tranquilidad.